Mensajes a todos los peruanos

Federación de periodistas de Perú FPP

Comentarios sobre la realidad peruana
  Jorge Paredes Romero Periodista y humanista peruano website counter widget

El audio de este comentario está aquí, clic   

 

 

 
.........  Azucarera Chucarapi  .........

Jorge Paredes Romero
Periodista y humanista peruano

Hablar de la Azucarera Chucarapi nos lleva al año 1549 cuando se cree que la caña de azúcar fue traída de las islas Canarias, para luego proceder con su cultivo, ya para el año de 1553 funcionaban pequeños ingenios azucareros, es así como en “Chucarapi” pequeño poblado en el valle de Tambo, se dedicaban al cultivo de la caña en la hacienda azucarera Chucarapi,  que fue 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
     
 

de propiedad de los López de Romaña, quienes molían la caña en Pampa Blanca y utilizaban el ferrocarril para el transporte del azúcar. En 1915 los Lira se enemistaron con los López de Romaña, por lo que estos tuvieron que comprar un ingenio azucarero usado y luego otro en 1922, a lo que se sumó la construcción de su propio ferrocarril paralelo al de Pampa Blanca y un nuevo puente. Los López de Romaña se expandieron, compraron otros fundos en el valle, como los arroceros de los Muñoz Nájar y Bustamante en Santa María y Santo Domingo. Chucarapi llegó a tener 1200 hectáreas convirtiéndose en la hacienda azucarera más importante del sur del Perú.

Como ya dijimos, la empresa agro industrial, se encuentra ubicada en la región Sur del Perú, valle de Tambo, provincia de Islay, departamento de Arequipa, teniendo una presencia en el mercado de más de 100 años. En los años 60 la producción de este centro azucarero se consumía en todo el sur del Perú, llegando eventualmente a niveles de exportación, en 1968 paso a manos de sus trabajadores a consecuencia de la reforma agraria.

Durante este proceso se formo un comité temporal desde el 3 de septiembre de 1970 hasta el 11 de febrero de 1971 y la cooperativa desde el 12 de febrero de 1971 hasta el 17 de mayo de 1993 fecha en que Azucarera Chucarapi, fue fundada y se listó en la Bolsa de Valores de Lima en Julio de 1996. La cooperativa entonces decidió cambiar su tipo societario de cooperativa a sociedad anónima con la razón social de Central Azucarera Chucarapi Pampa Blanca S.A., constituyéndose como tal por escritura pública del 11 de mayo de 1993, otorgada ante notario público de Arequipa, inscrita con ficha número 6524 del registro mercantil de Arequipa con duración indefinida. En el año 1998 un grupo de inversionistas arequipeños, el grupo Mitchel-Stanford decide adquirir la empresa con la finalidad de promover su desarrollo. Anotemos que Empresa Mitchel dedicada al negocio de los textiles, la misma empresa que vive del trabajo de los alpaqueros de lana de Puno y Arequipa.


En octubre del 2006 un grupo de trabajadores tomaron la fábrica la cual fue recuperada por la otra parte con ayuda de más de mil policías de Moquegua, Tacna, Ilo y Arequipa en diciembre del mismo año.

En el año 2010 se temía la quiebra de la azucarera Chucarapi ya que existían diferentes balances y deudas de cooperativa, según la Sunat, superaría los 40 millones de soles. De allí que en ese año, 2010 alrededor de 350 trabajadores y accionistas minoritarios de la empresa agroindustrial Chucarapi, en Arequipa, temen no sólo quedarse sin empleo, sino perder sus pequeños capitales, ante la posible quiebra de la compañía que afronta deuda por 41 millones de soles. Sixto Mamani Sumari, por entonces presidente del Frente de Defensa de los Trabajadores y Accionistas Minoritarios de Chucarapi, informó que la empresa remitió un informe a la Comisión Nacional Supervisora de Empresas y Valores del Perú (Conasev) el 30 de junio del presente año.

En este informe detalla que las deudas alcanzaban 13 millones 095 mil soles por Impuesto General a las Ventas (IGV), Impuesto a la Renta (IR) y por concepto de aportaciones y contribuciones a la Oficina de Normalización Previsional (ONP) y a EsSalud.

El dirigente Sixto Mamani señaló que por IGV Chucarapi adeuda 11 millones 669 mil soles, por IR 858 mil y a la ONP y EsSalud 568 mil soles y no como dicfe la empresa, Sixto Mamani dijo en esa oportunidad que la información que presentó la empresa es falsa, debido a que la deuda coactiva y real, según reporte de la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat), es de 41 millones 117 mil 919 soles, de los cuales 34 millones 899 mil soles son deudas por IGV e IR, mientras que 6 millones 218 mil 911 soles se adeuda a la ONP y EsSalud.

Asimismo, Chucarapi sostuvo en su informe que presenta pérdidas por 33 millones 252 mil soles y que cuenta con un patrimonio de 33 millones 477 mil soles, cuando las pérdidas reales ascienden a 69 millones 991 mil 919 soles y apenas cuentan con un patrimonio de 2 millones 299 mil 919 soles, lo que posibilitaría la declaratoria de quiebra.

Ante esta situación, los trabajadores y accionistas minoritarios piden a los representantes de la empresa se pronuncien y otorguen los balances reales, toda vez, que temen perder su trabajo y con ello, no recuperar sus aportaciones.

Mamani Sumari, indicó que otra de sus preocupaciones es la disminución de la producción de azúcar, toda vez, que la empresa producía mil 200 bolsas diarias y ahora, se produce de 800 a 900 bolsas y de manera eventual. Además, sostuvo que Chucarapi cuenta con mil 750 hectáreas de terrenos agrícolas, de las cuales están en producción 800 con caña de azúcar y 400 con alcachofas.

El 14 de julio de 2010 se conoció que el estado vendería acciones de empresas azucareras con participación estatal en Andahuasi, Tumán Paramonga, Pomalca, Laredo y Chucarapi que desaparecerían a fines del tercer trimestre, o sea en setiembre del 2010.

El Estado peruano vendería ese año su participación en seis empresas azucareras, para cumplir con una ley recientemente aprobada por el Congreso que busca alentar la inversión privada en el sector agrícola. La venta de las acciones se realizará en la Bolsa de Valores de Lima hacia el tercer trimestre de este año, dijo el jefe de la oficina a cargo del sector azucarero, Mario Hernández. Una firma local de contabilidad determinará el precio de esos papeles en las próximas semanas, agregó.

LAS QUE COTIZAN EN BOLSA
Las seis productoras de azúcar ya cotizan en la plaza local: Azucarera Andahuasi, Empresa Agroindustrial Tumán, Agro Industrial Paramonga, Agroindustrial Laredo, Agroindustrial Pomalca y Central Azucarera Chucarapi Pamba Blanca.

Estas firmas proveen gran parte de la producción nacional total de azúcar, que asciende a 1,1 millones de toneladas al año.

Una ley aprobada en julio estipula que el Gobierno debe liquidar sus participaciones en las empresas azucareras y dar prioridad a los trabajadores de éstas para que las adquieran.

El Gobierno peruano compró intereses azucareros durante la Reforma Agraria en 1969, durante el régimen militar de Juan Velasco Alvarado.
VOCES DISONANTES
Algunos miembros del Congreso desean posponer la venta, argumentando que los trabajadores no podrán comprar una participación ante los actuales altos precios.

“Nuestro temor es que si los trabajadores no tienen el dinero, pedirán a los gerentes de las empresas que se lo presten, y a fin de cuentas la transacción permitirá a los gerentes consolidar su control”, dijo el legislador y miembro de la Comisión de Economía del Congreso, Luis Galarreta.

En Junio del 2012 Sixto Mamani, dirigente de Chucarapi, exigió que el presidente Humala “cumpla su promesa” de desconocer la venta de acciones. El Foro “Problemática del Sector Azucarero” llevado a cabo el viernes 15 de junio del 2012, según sus mentores, “con la finalidad de apoyar a la Comisión Investigadora de las supuestas irregularidades en la transferencias de acciones de las azucareras Cartavio, Casa Grande, Laredo, Chucarapi-Pampa Blanca y Andahuasi”, tuvo un inesperado desenlace cuando Sixto Mamani, dirigente de Chucarapi, irresponsablemente amenazó con marchas y movilizaciones para “derrocar” al presidente Ollanta Humala, “si no cumple su promesa y devuelve las acciones a sus trabajadores”.

En la cita, secretarios generales y dirigentes de la azucareras exigieron en todos los tonos, la anulación de la venta de acciones en todas las empresas, empezando por Casagrande y Laredo hasta terminar con Andahuasi y Cartavio, pues según ellos, consideran que los trabajadores accionistas fueron engañados y estafados y sus títulos valores fueron comprados a precios ínfimos.

Sin embargo, no tomaron en cuenta ni dijeron nada respecto a que todas las operaciones fueron concretadas a través de operaciones de compra venta de acciones, en Rueda de Bolsa de la Bolsa de Valores de Lima (BVL), a la que asisten voluntariamente y sin presiones, habiendo cobrado en su oportunidad el precio efectivamente pactado por ellos y su agente de corredores.

Por tal motivo, voceros de la Superintendencia de Mercado de Valores (SMV, ex Conasev) han sostenido documentadamente en varias ocasiones que las operaciones de “compra/venta de acciones en Rueda de Bolsa” de cualquier título valor, constituyen operaciones irreivindicables, por lo tanto, imposibles de ser anuladas.

Pero ¿qué es lo que tenemos ahora, como epílogo de todo esto porque ya este caso ha sido judicializado y está en un proceso esperando sentencia, que ciertamente el grupo Mitchel-Stanford tiene el 51% de accionariado, aunque muchos se preguntan ¿cómo es que llegó a posesionarse de ese volumen de acciones?, por otro lado el Frente de defensa de accionistas minoritarios liderado por Sixto Mamani tiene apenas el 5% de acciones y que numéricamente son solo una veintena de personas, más mujeres, mientras que el Sindicado de trabajadores tiene el 44% restante. El Sindicato de trabajadores de Chucarapi ahora rechaza al Frente de Sixto Mamani, quien hace 4 años tomó la fábrica con el apoyo de sindicatos, pero en los 6 ó 7 meses de toma habría ocurrido desfalco, del mismo modo habrían desaparecido más de 1000 bolsas de azúcar, se trajo gente del norte que no administró bien la empresa y la mandó a la bancarrota.

Tengo entendido que el Grupo Michel-Stanford compró las acciones de los trabajadores al cash y en efectivo, bajo la premisa que nadie quería la empresa, de ahí viene la denuncia que les han pagado sumas irrisorias por las acciones y manifiestan que les habrían engañado o habrían sido estafados.

Entonces el grupo Michel maneja el 51%, el Frente solo el 5% y el resto son de trabajadores accionistas independientes que ya no confían en el Frente. Tengo entendido que en algún momento se habrían encontrado cientos de bolsas de azúcar enterrados en varias casas de los amigos de Sixto Mamani, esto fue determinante para la pérdida de confianza del sindicato en Sixto Mamani, entonces los sindicalizados se apartaron del Frente. Por esto el Frente perdió credibilidad y la confianza de los sindicalizados, entonces ante la última intentona de tomar la fábrica sin sentencia, esta ha sido rechazada por los trabajadores.

Por otro lado cabe destacar que en las últimas elecciones municipales del 5 de Octubre del 2014, Sixto Mamani se lanzó como candidato a la alcaldía de Cocachacra por Democracia Directa y solo obtuvo 90 votos, frente a 2271 del “Frente amplio por justicia, vida y libertad” y 1193 de “Fuerza Arequipeña” entonces este es otro indicativo de la escasa fuerza política que tiene Sixto Mamani, ya que este tema al haber sido politizado, lo hemos visto en agendas del Congreso y en varias noticias, en las que han hecho declaraciones políticos en actividad, ha tenido entonces proyección en estas elecciones, en donde Sixto Mamani apenas obtuvo 90 votos, es decir el 1.6% del electorado cocachacrino, prácticamente nada.

Por todo esto nosotros deducimos que aquí hay que poner orden, porque en primer lugar a quienes debió habérseles dado la preferencia para la adquisición de las acciones es a los trabajadores, eso está así reglamentado, sin embargo la mayoría de acciones las tiene el Grupo Mitchel-Stanford, por otro lado ese divisionismo entre el Frente y el Sindicato está ocasionando un debilitamiento, lo cual debería recomponerse, para organizar un solo grupo en defensa de los trabajadores. Estaremos atentos a lo que suceda alrededor de este tema, por considerarlo de interés regional y hasta nacional, toda vez que el producto de esta actividad agroindustrial es muy importante y debe quedar resuelto de la menor manera.



Jorge Paredes Romero
Periodista peruano
Registro FPP 7703