Somos Personas con limitaciones pero capacitadas

Cojines de agua antiescaras, Lima, Peru
      Website Free Tracking  
 

Exclusión populismo y maltrato


El año 1996 recién se pensó en Perú sobre la persona con limitaciones y fue cuando Javier Diez Canseco da la iniciativa de lo que después sería la Ley Nº 27050 decretada a fines del año 1998 y que dio mucha alegría a un enorme colectivo en Perú, pero quedó solo allí en alegría.

Años después, en vista que esta ley no daba los resultados previstos se ve necesaria una nueva ley, entonces surge la ley Nº 29973 con fecha 13 de diciembre del 2012. Mientras tanto en esos trece años había ya estado funcionando un organismo que nació al amparo de la 27050, me refiero al CONADIS y en algunas municipalidades las famosas OMAPED, pero reitero en esos 13 años ni la ley 27050 ni el CONADIS ni las poco numerosas ya OMAPEDs, consiguieron frutos suficientes para que este colectivo que a mi juicio es numeroso, sea tratado con justicia

 
 


Tampoco significa que en Perú se hayan dado normas de prevención, que en la educación se haya considerado un curso o capítulos que signifique que estamos tomando conciencia de la gravedad del caso, que tengamos un censo estadísticas que nos indiquen datos necesarios para tratar el tema que las diversos artículos de dichas leyes referidas a la salud, educación trabajo etc. Y que hayan sido puntos de partida para encontrar soluciones a la problemática suscitada a partir de una realidad a la cual no podemos soslayarnos, ni los ciudadanos, como tampoco los que gobiernan, mucho menos los que tienen mucho que ver con estas personas, empresas escuelas universidades, familias, etc.

Durante muchos años este colectivo ha sido maltratado y excluido, simplemente ha sido objeto de conmiseración, lástima y ver acercarse una persona con limitaciones físicas significaba darle una limosna o simplemente unas palmaditas en la espalda, porque en la mayoría de los casos eran personas sin oportunidades, sin espacios en donde puedan ser atendidos en su salud, educados y luego ejercer una profesión en el caso que la hubieran adquirido.

Es un pequeño sector el que logra conseguir titulares en los diarios o convertirse en paradigmas en la radio, luego en la televisión, pero no va más allá, esta sociedad hipócrita, del mismo modo los aprovechados políticos, empiezan a tener presencia en cargos diversos como el parlamento y otras instituciones, a donde llegan por haber sido elegidos con promesas varias, aprendieron de los políticos comunes a engañar a las masas y es así como hemos visto muchos de ellos desfilar en el legislativo por ejemplo, sin que hayan tenido frutos dignos de alabar.

Recuerdo haber estado muy cerca a Javier Diez Canseco, a quien siempre consideré mi amigo, más aun en esos años de laboriosidad a partir del año 1999 en que nos reuníamos en el local del Cuerpo Médico en Lince y luego acudo al Congreso en Huampani, en donde nace la Confenadip, liderada por un oportunista que luego va escalando posiciones y logra en este gobierno de Ollanta Humala empoderarse en el CONADIS, donde transcurrió sin pena ni gloria, para luego ser desaforado antes de cumplirse el ciclo de gobierno del Sr. Humala.

Es en este trance cuando surge la noticia, que se concedería una pensión (¿Pensión?) de 150 soles mensuales a las personas con discapacidad severa y se empezaría por la región Tumbes, lo que hasta ahora nos tiene atentos a ese sector que es mínimo. La persona con discapacidad severa, es aquella que aun estando con limitaciones le es imposible ya ser independiente, poder conseguir algo sin la intervención de otra persona, es decir es aquella que siempre estará dependiendo de otra persona y que requiere ser curado, atendido, trasladado, es más, requiere la vigilancia de una persona para evitar corra mayores riesgos incluyendo la muerte, de allí la denominación “discapacidad severa”, de modo que habría que considerar no se incluyan en estas listas a personas que de una u otra manera puedan valerse por sí mismos o signifiquen en alguna forma ayudas en el hogar o puedan desempeñarse en alguna tarea que diera rentabilidad.

Pero, ¿por qué digo exclusión, populismo y maltrato?, sencillamente porque alguien colocó esta idea en las altas esferas gubernamentales, para que se anuncie que se daría una pensión al sector de personas con discapacidad severa y esto vendría a ser populismo, sencillamente porque 150 soles no va a dar solución a los numerosos y enormes problemas que rodean a estas personas, ciento cincuenta soles servirá apenas para que puedan tener un plato de comida diario y nada más, porque no servirá para comprar las muchas cosas que estas personas requieren, como tampoco para movilizarlos ya que siempre necesitarán taxi

Tampoco para la adquisición de pañales, mucho menos los medicamentos y los insumos biomédicos que siempre son utilizados, de modo que extender esa cantidad es simplemente populismo y yo sé de muchas de estas cosas porque mi vida está al borde la llamada “discapacidad severa”, es muy poco el margen que me separa de ello, ya desde 1972 estoy en lo considerado “persona con discapacidad”, pero desde hace 43 años mi situación ha venido agravándose y sé que en algún momento mi situación será de una severas limitaciones físicas. Entonces conozco mucho de estas necesidades, no soy neófito, ni una persona poco ilustrada, para no comprender de qué estoy escribiendo.

Y el maltrato surge porque estos sectores serán utilizados para aplaudir, dar vivas, agitar banderitas cuando sea necesario que acudan a los mítines o cualquier reunión de barrio, a donde serán llevados para que cumplan esas funciones fantasiosas.

Pregunto: ¿Por qué recurrir a este tipo de argucias politiqueras, echando mano a la caja fiscal para repartir esas migajas a un sector ciertamente necesitado pero que requiere un trato digno, una ayuda auténtica que signifique una real solución a sus problemas pero que a partir de allí pueda significar la disminución de esos casos que surgen muchas veces por descuidos de los mismos gobiernos?

Si, descuidos en proporcionar nutrición salud y educación, porque si a las masas se les nutriera adecuadamente entonces no habrían casos de enfermedades discapacitantes como la tuberculosis, el asma, la diabetes, etc., tampoco habrían casos por descuidos en la salud como poliomielitis, distrofia muscular, porque no se hizo un despistaje a tiempo, es decir no se previno que toda persona que tenga distrofia muscular no procree, porque toda mujer será siempre portadora del síndrome y trasladado a sus hijas mujeres, los hijos varones solo son portadores mas no sintomáticos.

Recuerdo una familia de varias hijas mujeres que tenían hijos con problemas, un día me consultaron qué sucedía con ellos, nadie les había dado información, hice una investigación y concluí que el problema era ese, la distrofia muscular, que nadie les había informado al respecto, que el médico que trató el primer caso del primer nacimiento y luego aparición de la distrofia no investigó acerca del resto de la familia y las cosas se dieron hasta que me consultaron y como yo estaba informado, pues fui a la casa de todos ellos en mi silla de ruedas, me dieron información sobre toda la familia y concluí en esa terrible verdad, lo que motivo a que esta señorita tuviera cuidado en procrear, de esa forma cortó la cadena y tendría cuidado a futuro.

Entonces tenemos que tanto la desnutrición como el descuido sanitario y la falta de información en la educación, llevaría a más casos de discapacidades que podrían evitarse, entonces son descuidos de parte de los gobiernos, las altas estadísticas de personas con discapacidad que en vez de disminuir vemos que van aumentando conforme pasan los años.

Antes no era frecuente ver en las calles a personas con silla de ruedas, ahora es más común, del mismo modo invidentes y personas amputadas o sin miembros superiores como consecuencia de la guerra, malos manejos industriales o las ocupaciones peligrosas como la pirotecnia pero también la minería irresponsable, de negligencias médicas, de mala práctica de la medicina,  etc. En este momento acabo de ver la noticia que un policía de UDEX podría haber perdido la mano, al manipular una granada dejada por unos facinerosos en Villa el Salvador.

Lo mismo ha sucedido con los diversos programas sociales: Vasos de leche Comedores populares, Juntos, Pensión 65, Qali Warma, son programas que nunca deberían haber existido en la forma que existen, mal focalizados, porque son el reflejo de la abulia, la desidia, la dejadez, la irresponsabilidad de este y otros gobiernos, por la falta de equidad, de la ausencia de una justicia social auténtica, en donde todos tengan los mismo derechos, en una sociedad donde todos tengan acceso a la salud, la educación y el trabajo en las mismas condiciones y no bajo condicionamientos de exclusión, separatismos innecesarios, exigencias y privilegios, carnetización o tarjetazos, que da lugar a que los menos capaces sean los que obtengan un cargo, de allí que la nación sea pésimamente administrada, que unos tengan mejores ingresos, mejores alimentos, lujos y otros no tengan nada, absolutamente nada, ni siquiera tengan la seguridad de vivir al día siguiente.

Los programas sociales son remiendos, son soluciones pasajeras, que luego darán peores frutos, lo que se requiere es mejores ingresos, más trabajo, mejor salud, mejor educación y el desarrollo del país en donde todos tengan trabajo, buenos ingresos, acceso a un reparto de la riqueza que pertenece a todos y no solo a un sector que se ha empoderado en la política y se han hecho dueños de todo, impidiendo llegue la riqueza a la población que viene a ser la dueña de todo aquello y no solo de los delincuentes que disfrazados de políticos vienen robando y saqueando el país desde hace muchos años y ahora quieren dar la imagen de buenos, de generosos, regalando 150 soles mensuales cuando ellos se llevan millones a espaldas nuestras.

Pongamos solo dos ejemplos. El caso de que alguien sin tener estudios suficientes o de altas calificaciones se desempeñe como jefe de logística en EsSalud, permitirá que errores frecuentes se den en el desempeño de ese trabajador y que el área tenga frecuentes desabastecimientos, porque el que se desempeña como ineficiente jefe o funcionario de esa área logística, hará que continuamente haya fallas en la proveeduría de medicamentos e insumos biomédicos en las farmacia de los hospitales como es lo que actualmente viene sucediendo en Padomi - EsSalud.

Otro ejemplo, la presencia de un educador no capacitado para enseñar un determinado curso, dará como resultados estudiantes mal o mediocremente formados, lo que ocasionará promociones continuas de malos profesionales, con serias deficiencias en su formación, pero si esto multiplicamos por más casos, entonces tendremos una sociedad mal administrada, mal educada y con resultados muy perniciosos, enormemente perjudiciales, un maestro de seguridad industrial dará como resultado más accidentes entre sus alumnos al momento de sus prácticas.

Del mismo modo si implementamos leyes, que lejos de perfeccionar a una sociedad la empeora, la degrada, la humilla, entonces no estamos progresando. Hay programas que lejos de ayudar, como dije antes agrava la situación,  hace daño, si las madres ven que existe el vaso de leche ya no se preocupan por preparar desayuno, si existe el comedor popular ya no se preocupa en preparar almuerzo, tampoco comida, si existen programas que cuidan de los nenes, entonces la madre se va de juerga o de paseo a los nenes los dejan allí y listo…

Lo que ha sucedido con esos programas, es que una buena parte de mujeres irresponsables han encontrado solución para distribuir su tiempo de otro modo, debido a que no se han focalizado debidamente esos programas, se han extendido a personas que no lo necesitan, entonces surgen mujeres ociosas, que se dedican a ver novelas, a salir a pasear, olvidándose que tiene hijos, porque ellos serán atendidos por los programas sociales.

Conozco casos de madres que dejan los dineros para que sus hijos vayan a recoger el almuerzo y de paso compren unas raciones más para los padres que vendrán a la noche, él de trabajar y ella de juerguear y de allí cenarán. Ellas se fueron de visita por otros lados, en donde también acudirán a los comedores populares, en donde por unos soles les darán de almorzar y comer, de modo que lejos de ser una ayuda se han convertido estos programas sociales en un motivador para eludir responsabilidades. No niego que hayan casos de madres que efectivamente salieron a trabajar y lo hacen todos los días, pero una buena cantidad de personas terminan siendo solo ociosas y mal distribuidores de tiempo y economía, debido a la mala focalización de estos programas.

Pero en este caso de las personas con discapacidad severa, se está utilizando a la población excluida, para que se acojan a una ley populista y luego sean todos ellos utilizados políticamente para conseguir votos y sean las portátiles, cuando se les necesite, pero en general se está llegando a la gente con el engaño, que tal o cual político se ha preocupado por ese colectivo, entonces hay que darle el voto. Y ¿después?

Viene a ser lo mismo que hace una candidata de ir por los barrios regalando bolsas con víveres, con la única finalidad de conseguir votos para apoyar su candidatura, se está haciendo a la gente dependiente por unos cuantos soles y la gente ha venido aprendiendo durante muchos años a esos comportamientos, sin darse cuenta que están siendo humillados, maltratados, que son los que anteriormente han sido siempre los excluidos, los que ahora serán receptores de una dádiva, de unas migajas, a cambio de doblegar su dignidad y conseguir el apoyo a quienes no lo merecen por muchos motivos.

Por eso sugiero a las más de tres millones de personas con discapacidad en Perú, reaccionemos, hagámonos entender que no somos tontos, que no se nos debe subestimar, menos se nos debe utilizar, que somos un colectivo capaz de elegir nuestros propios representantes, y que estos deben ser personas honestas, capaces, de con inteligencia proponer leyes que nos beneficien con salud, educación y trabajo, pero de manera digna y no supeditada a la devolución mediante un voto en las urnas electorales, menos al maltrato de cada mes ir a formar colas para que nos den 150 soles que servirán para pequeños gastos. ¿Limosnas!

Si en realidad se nos quisiera ayudar, debe dársenos mejor salud, confort de vida, trabajo digno y un salario acorde a lo que hagamos y será pues algo mejor conseguido con dignidad, sin arrodillarnos ni hacer colas, sino simplemente a cambio de nuestro esfuerzo y dedicación, luego de haber tenido oportunidad de ser bien alimentados, bien educados y luego trabajar a cambio de un justo salario y no migajas a cambio de nuestra dignidad.

Jorge Paredes Romero

DNI 10380914

Periodista y Humanista peruano

Dirigente de CODAL, Funcionario de ADUSPE

Director de "Sociedad Latina"

y Radio Perú es más, etc., etc.

 
         
 

Ingrese Ud. a Personas con limitaciones Perú.